martes, 27 de octubre de 2009

LA FUNCION SOCIAL DE LA CIENCIA EN EL PERU




















Artículo de opinión:

La Función Social de la Ciencia en el Perú


Por: Mario Ríos Quispe
Grupo Godofredo García – UNMSM

En nuestro país el papel del conocimiento científico desplegado a nivel nacional y mundial en distintos medios no ha pasado a ser sino maravillamiento y asombro de lo que el hombre ha logrado producto de su esfuerzo por arrancar los secretos de la naturaleza. Esto de alguna manera se observa en las actividades que realizan las instituciones que promocionan Ciencia y Tecnología (CyT) tales como CONCYTEC, CONIDA. ECI, la red de Científicos, así como las distintas secciones de los diarios más importantes de la capital.

Pues bien, esto dentro de la estrategia de promoción y desarrollo de CyT es un paso necesario mas no suficiente, en la medida que una etapa de sensibilización del tema CyT motivaría a los estudiantes y mayores el amor a la ciencia, pero que sin la debida orientación y planificación de CyT como política pública no podríamos hacer de ella una herramienta de desarrollo de capacidades y por ende de incorporación creciente de mas científicos para nuestro país.

A esto denominamos la función social de la ciencia, al despliegue de conocimientos científico tecnológico, de manera sistemática en las aulas de los colegios, a los profesores y alumnos y que estos generen una repercusión del conocimiento científico en su entorno familiar y local. Un ejemplo de ello podemos mencionar que el Ministerio de Salud a través de las estadísticas revela al cáncer como la segunda enfermedad prevalente en nuestro país; esta preocupación ha llevado a establecer convenios con el Ministerio de Educación en la labor de capacitación y orientación sobre la manera de prevenirla sin embargo mucho de esto se reduce a la publicación y descripción de cartillas; empero lo que hace falta es todo una base conceptual de la enfermedad y el problema que se genera para de esa manera generar una repercusión mayor en la población a través de los agentes científicos y educativos, considerando que el 43% de la enfermedades incluidos el cáncer es por los estilos de vida y consumo; ahí hay una fuerte labor no solo de prevención sino también de promoción de la salud en la cual la responsabilidad de los organismos científicos del Estado y la Educación va a ser clave; y donde queda claro que - para países de nuestras características – el problema no es el conocimiento científico sino la socialización de la misma. En la medida que ella esté extendida y medianamente profundizada garantizamos mejor calidad de vida; en los estudiantes y la población, capacidad de decisión, oportunidades laborales, pero sobre todo, un pensamiento científico que procure la base de cultura científica que necesita nuestra patria para un desarrollo sostenido como una nación sólida y de alta productividad.

En resumen todo lo que puedan hacer las organizaciones promotoras de la ciencia son importantes y sus actividades válidas pero contando e involucrando a los maestros de ciencias en este esfuerzo, de manera más rigurosa, disciplinada y en forma masiva. Todos unidos, científicos, maestros y promotores de la ciencia tenemos la responsabilidad de desarrollarla para garantizar que se masifique la ciencia y haga una presión política de hacer valer la ciencia como un instrumento al servicio de la sociedad peruana y de sus necesidades más urgentes.

No hay comentarios: